Una historia de amor y publicidad

Ese día Juanjo no pudo dormir más y se fue a trabajar media hora antes de lo habitual.  En el mismo instante en el que vió a Lucía por vez

Compartir